7 estrategias para incrementar tus ventas online

Si existe una necesidad común en cualquier empresa, es la de vender más. Y para ello lo principal es atraer al máximo número posible de potenciales clientes. Para ayudarte en esa labor quiero compartir contigo las 7 estrategias más utilizadas por las empresas para aumentar su base de clientes por Internet y con ello, aumentar sus ventas online.

Según mi experiencia se pueden dividir en dos bloques, el de la confianza que incluye las 3  primeras estrategias y el de la metodología con las 4 últimas.

1. Ofrecer un conocimiento total del negocio

A día de hoy Internet se ha convertido en la fuente principal de información de los usuarios y de tus potenciales clientes. Mostrar tus servicios, decir qué vendes, dónde te encuentras y por qué haces lo que haces es más sencillo que nunca.

Aparecer en los resultados de búsqueda te brinda la oportunidad de dar a conocer tu negocio a un abanico muy amplio de personas y de establecer nuevas relaciones comerciales.

Facilita la información a tus usuarios. Haz que se interesen y confíen en ti mostrando fielmente quién eres y todo lo que puedes hacer por ellos. La buena imagen que se puedan llevar de tu negocio contribuirá a ganar clientes y buenas recomendaciones.

Es cierto que en algunos sectores dar a conocer todos los productos e información al detalle es muy costoso, pero de ti depende tratar de saber más cada día, tus clientes te lo agradecerán.

Esto también incluye al conjunto de trabajadores, ya que los clientes no diferencian entre trabajadores con experiencia y trabajadores nuevos, especialmente los clientes poco recurrentes. Por este motivo es importante formar adecuadamente a los trabajadores desde el primer día, para que representen adecuadamente la imagen de tu empresa.

Y ahora bien, ¿cómo podemos aplicar todo esto en una página web o comercio electrónico? Aquí van algunos ejemplos:

– Apartados de quienes somos, filosofía de empresa, valores e historia.

– Contenidos que incluyan preguntas frecuentes, descargables de información, condiciones de compra y envío, guías de tallas, información sobre fabricantes, cuáles son los componentes y orígenes del producto que vendes…

– Llamadas a la acción para que el usuario pueda solicitar información en todo momento.

– Páginas de equipo, fotografías del equipo e instalaciones, valores corporativos.

– Apartado de noticias donde se hable del sector, de tu actividad en el día a día y tus nuevos productos y servicios.

2. Ser honesto con tus clientes

Casi todo el mundo conoce la expresión “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”, pero desde la aparición de Internet y las Redes Sociales, ha pasado de ser un refrán a una verdad absoluta.

No ser del todo sincero con algún cliente puede hacer que nunca vuelva a confiar en ti, y en un peor caso, que de una mala referencia sobre tu empresa.

Se honesto con tus clientes y ofrécete a buscar una respuesta cuando no la sepas para que tus clientes confíen en tu empresa y vuelvan. Recuerda que basta con una mala recomendación o una respuesta errónea para romper para siempre la confianza.

¿Cómo podemos detectar una falta de honestidad en una página web? Principalmente por la ausencia de información legal, por no mostrar qué hacen con los datos personales que recopilan en su web o cuando una empresa presume de tantos certificados y experiencia que casi no queda espacio en su web para nada más.

3. Aprovecha y fomenta las recomendaciones personales

El testimonio social es la clave.

Cuándo buscas una terraza donde sentarte y tomar algo, ¿vas a la vacía o te fijas más en la que está prácticamente llena? De la vacía puedes pensar desde que la calidad y el servicio son peores hasta que los precios puede que sean desorbitados.

Aplicado a los negocios y a las ventas pasa lo mismo. Preferimos comprar en un sitio donde sabemos que han comprado los demás y les ha gustado, que en un sitio donde no sabes si vas a ser tú el único “ingenuo” que va a comprar y puede ser engañado.
Hay diferentes estrategias para conseguir recomendaciones pero la más empleada es la de mandar un e-mail unos días después de que el cliente compre tu producto o contrate tu servicio y pedirle que escriba una breve recomendación

Agradece a los clientes que recomienden tus productos ofreciendo facilidades y descuentos en próximas compras, con esto, estarás fomentado la fidelización además de ganar reseñas positivas para tu negocio. Si has conseguido que ellos confíen en tu empresa, transmitirán esa confianza a sus conocidos.

4. Identifica a tu cliente potencial y su localización

No basta con disponer de una tienda online. Hay que saber quiénes van a entrar, qué buscan y para qué. Si conoces el perfil del cliente al que quieres convencer, te será mucho más sencillo llamar su atención.

Definir el cliente ideal para tu empresa debe ser una prioridad, ya que te permitirá ajustar tu estrategia para satisfacer sus necesidades mejor que la competencia. Porque no se parece en nada el mensaje que le interesa escuchar a una adolescente de una gran ciudad, al mensaje que llama la atención de un padre de familia que vive en un pueblo de 1000 habitantes.

¿Y cómo se identifica al cliente ideal?

La realidad es que cuanto más exacto sea el perfil del cliente ideal, mejor se podrá ajustar la estrategia. Las preguntas que debe responder idealmente un perfil de cliente ideal son:

– ¿Es hombre o mujer?
– ¿Qué edad tiene?
– ¿Dónde vive?
– ¿Tiene pareja?
– ¿Tiene hijos o nietos? ¿De qué edad?
– ¿A qué se dedica?
– ¿Qué aficiones tiene?
– ¿Cuál es su renta disponible?
– ¿Cuáles son sus aspiraciones?
– ¿Qué problemas tiene?

Cuantas más respuestas de esta lista seas capaz de responder sobre tu cliente ideal, mejores decisiones podrás tomar para conseguir llamar su atención. Deberás identificar los lugares en los que lo puedes encontrar, puede ser a través de tiendas de proximidad, en grandes superficies, a través de internet…

También deberás ajustar el mensaje y el formato que vas a utilizar. Cuanto mejor seas capaz de transmitir cómo puedes satisfacer las necesidades específicas de tus potenciales clientes, mayor será el porcentaje de ellos que se conviertan en clientes reales.

Existen muchos canales para captar clientes: perfiles en redes sociales, anuncios en Internet, anuncios en medios de comunicación tradicionales, e-mail marketing, redacción de contenido interesante para tus potenciales clientes…

5. Prueba diferentes canales de marketing

Unos canales se ajustarán más a tus necesidades que otros. Realizar campañas cortas con objetivos específicos, medibles, realistas, y medir los resultados, es mucho más simple que hace 10 años.

Existen herramientas muy económicas y fáciles de utilizar para hacer este seguimiento. Tras conocer cuáles son los canales más efectivos para tu negocio, podrás pasar a invertir únicamente en los que mejor rentabilidad te ofrecen.

También deberás tener en cuenta que el mercado es cambiante, los canales más rentables en 2021, puede que ya no sean los más rentables en 2022, ¡no te quedes atrás!

7. Haz un seguimiento profesional

No todos los clientes toman la decisión de comprar en la primera interacción, si ya has conseguido llamar su atención para que se informe sobre tus productos, ¡no pierdas la oportunidad!

Aprovecha todas las tecnologías a tu alcance para hacer un buen seguimiento sin que te suponga un gran esfuerzo. Llega de nuevo a los clientes que ya te han visitado pero no han comprado con técnicas como el remarketing o haz que conviertan carritos abandonados que se han quedado sin completar la compra.

07/16/2021 8:27 pm

120 Visitas totales, 3 Hoy